martes, 19 de febrero de 2013

Ambientación del aula


Estamos cerca del inicio de clases, ¡falta cada vez menos! Los niños vuelven a las aulas del Jardín de Infantes. Es por ello que comenzamos con los preparativos, la realización de los recursos y la ambientación de las salas.
Ambientar una sala no significa decorarla y nada más. Significa pensar en incorporar recursos y material educativo con sentido pedagógico y didáctico. Es importante incluir espacios motivadores, estimulantes e incentivadores, para poder causar en los niños, iniciativas y aprendizajes constructivos.



Qué incorporar en un aula infantil:

♥ Sectores de trabajo y juego (al menos tres): por ejemplo, el sector de la construcción, el literario, el sector de juego dramático o la zona de artes visuales.
♥ Materiales y cajas clasificados y rotulados cada uno con sus nombres (en letra imprenta y legible).
♥ Carteles de Bienvenida y de fechas de cumpleaños.
♥ Calendario con los meses y días del año, banda numérica y horario de actividades.
♥ Un abecedario, un pizarrón, carteles para los secretarios y para los que pasan a la bandera a diario .
♥ Mural con el reglamento de la sala, imágenes con el estado del tiempo y medidor para controlar la estatura de los niños.
♥ Diferentes portadores de texto (revistas, libros infantiles, enciclopedias, diarios, etc), material didáctico acorde a la edad (figuras geométricas, rompecabezas, objetos de correspondencia, recursos para plástica, dominó, música, etc).
♥ Canasto o caja donde colocar los cuadernos de comunicación de los niños.
♥ Percheros de donde colgar las bolsitas o mochilas (rotulados con el nombre de los niños o alguna figura que los identifique).
♥ Espacio en donde ubicar los trabajos y obras artísticas de los niños.




Algo más a tener en cuenta:


No olvidarnos, para estimular el aprendizaje de los niños, de mantener un aula ordenada y limpia, de no sobrecargar la sala, ubicar los muebles de manera que los alumnos tengan fácil acceso al material de uso cotidiano y cambiar la ambientación varias veces al año (para no caer en la repetición y el aburrimiento).

Importante: Que los niños puedan apropiarse de la sala y sentirse cómodos. Para ello, podemos realizar parte de la ambientación con ellos, utilizando sus distintivos, algunos de sus libros de cuentos, sus obras de arte y, lo principal, sus ideas brillantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada